ilustración

La ilustración es una de las mayores facetas de la obra de Antonio Saura, tanto por su amplitud como por su inventiva y su diversidad. Adolescente, ha de quedarse en cama a causa de una enfermedad y descubre el mundo primero mediante los libros y las imágenes. Así es como, muy pronto (1947) y a lo largo de toda su vida, inventa personajes y mundos imaginarios. Su obra de ilustrador empieza en 1963 con una serie de aguafuertes y aguatintas que acompañan el texto Träume de Quevedo. Continúa con la ilustración de textos de Cervantes, Kafka, Orwell y muchos más, para culminar con la ilustración de su propio diario, Nulla dies sine linea. Fusionando con el texto, la ilustración convoca y revela el repertorio de las imágenes que Antonio Saura crea y desarrolla.

Top